Historias De Rock


Agamenon



AGAMENON



La banda estaba liderada por Carlos García, músico y compositor que con tan solo catorce años había formado un grupo junto con su hermana Carmen y un par de amigas, Dulce y Meli. Al poco tiempo, se les unen Javier Moreno y Enrique Medina, guitarristas y compañeros de Carlos en el coro del Instituto Cervantes, donde estudiaban los tres. Comienzan a ensayar un repertorio formado básicamente por canciones compuestas por Carlos y arregladas entre Carlos y Javier y algunas versiones acústicas The Beatles y The Mamas & The Papas. Deciden bautizar al grupo con el nombre de Agamenón. Tiempo después, Meli y Enrique abandonan el grupo por distintos motivos, y el sonido acústico pasa a ser eléctrico. A partir de 1970 van entrando y saliendo diversos baterías y teclistas (Fritz, José Ramón Ganchegui, Andrés Canteras, Ralph Schneider, Juan José Moreno -hermano de Javier-, etc.) hasta que a finales de 1971 conocen a Arturo Terriza (batería) y poco después a Vicente Andújar (teclista), que resultan definitivos hasta la disolución del grupo en 1975.

Años antes (1971) y tras responder a un anuncio en el que se buscan nuevos talentos musicales, se presentan y vuelven con un contrato bajo el brazo para grabar un sencillo en el sello Top Records, una filial de Columbia. Para ello, el primer paso es registrar el nombre. Se dirigen a hacerlo y descubren que Agamenón ya había sido registrado por un antiguo productor del grupo, por lo que no pueden usarlo, viéndose obligados a cambiarlo y eligen, en principio, el de Tálamo. Es la productora la que les sugiere que lo dejen en Álamo, que entienden más comercial. El grupo accede y bajo el mismo editan el ansiado disco, el sencillo 'Fue un Sueño/Nighty Night', dos canciones compuestas por Carlos y Javier y letras adaptadas al castellano según exigencias del productor. Terminada la promoción del single, momento en el que entra en el grupo Vicente Andújar, el grupo no volvería a utilizar el nombre de Álamo, recuperando el de Agamenón. Agamenón, con la formación definitiva al completo, siguen ensayando repertorio, con nuevas canciones compuestas por Carlos García y arregladas entre Carlos y Javier, y actúan en directo en diversos locales de Madrid y bastantes lugares de España.
Van conformando un sonido potente que se apoya en bases rítmicas potentes, con la guitarra de Javier distorsionada y las armonías vocales influenciadas por The Beatles y el pop psicodélico propio de los grupos hippies americanos de la Costa Oeste, en particular The Mamas & The Papas y Jefferson Airplane. Los componentes llaman también la atención por su imagen hippie, en la misma línea que sus grupos de referencia. Este estilo de rock a veces duro y su contraste con canciones muy melódicas, llama la atención del afamado productor belga Alain Milhaud, que les ofrece la oportunidad de grabar un disco para su sello Explosión, que acaba de fundar. Las sesiones de grabación comienzan en abril de 1974 con la formación ya conocida. En una semana, se hacen casi todas las bases rítmicas, la mayoría de las voces y se completan seis de las diez canciones, quedando las demás a falta de los recordings de guitarra solista. En ese momento Javier es llamado a filas y destinado a Ceuta, por lo que tiene que abandonar el grupo. Se hace necesario que otro guitarra termine el trabajo pendiente, y este es César Fornés Berlanga, cercano al grupo y gran guitarrista, conocido por su potente estilo y su dominio de los pedales fuzz y wah-wah.

Con él se acaba el LP y nace el disco “Todos Ríen de mí” (Explosión, 1975), que viene a confirmar todo lo que el grupo era capaz de ofrecer. El largo contiene diez canciones, ocho de ellas en inglés y dos en español, por imposición de Milhaud a pesar del desacuerdo del grupo, que no quería encajar unas letras en castellano en temas compuestos originalmente en inglés. El resultado, no obstante, es bastante convincente y el disco sale a la calle, editándose 5000 copias. Sin embargo, la promoción a cargo de la discográfica brilla por su ausencia, y el disco no tiene repercusión ni acogida entre el público, lo que desanima a los músicos, y el grupo se deshace unos meses después de la grabación del LP. El disco permanecería treinta años en el olvido, únicamente conocido por los coleccionistas de rock progresivo -pese a no ser propiamente un disco de ese estilo-. De hecho, es de los pocos discos españoles que aparecen en el libro de Hans Pokora “3001 Record Collector Dreams” (2001, sección Spain, p. 71), que reproduce las portadas de los discos más cotizados en el mercado mundial del coleccionismo musical. Finalmente, se reeditaría en CD y en vinilo por el sello Guerssen en 2005, lo que permite disfrutar del disco a todos aquellos que no lo conocieron en su momento sin necesidad de desembolsar grandes cantidades de dinero.

DISCOGRAFIAS:

1975- Todos Rien De Mi

Copyright © 2013 by "Erlantz-Bikendi"  ·  All Rights reserved  ·  E-Mail: erlantzbike@gmail.com