1978- Heaven Tonight
'Heaven Tonight' fue producido por Tom Werman , pero la diferencia con 'In Color', tambien producido por Werman, es considerable. 'Heaven Tonight' recupera el terreno poderoso, pero lo cruza con una inteligente produccion para radioformulas que se basa tanto en los sintetizadores como en los efectos de estudio. Incluso con esta producción Cheap Trick tiene un sonido feroz en todo el disco, cercano al heavy metal, al power pop y al hard rock. "Surrender", la cancion definitiva de Cheap Trick, abre el album y es un cuento sobre un niño cuyos padres están más a la moda que él.
1978- Infinity
En 1977 Journey había llegado a una encrucijada creativa, con tres álbumes de estudio decepcionantes en su haber y poco para mostrar en el camino del éxito comercial. A instancias de Herbie Herbert, la banda contrato los servicios del ex vocalista de Alien Project, Steve Perry. Esta contratacion antes de las sesiones de 'Infinity' resultó ser un golpe genial, y un movimiento que cambió el curso de la historia del grupo. Lanzado en enero de 1978, 'Infinity' resultó ser el trabajo más cohesionado de la banda hasta la fecha. Enterrados los matices jazz-fusión de las ofertas anteriores, y con nuevas canciones del combo Perry/Schon, la banda se propuso redefinir por completo su sonido.
1978- Nightflight To Venus
Este álbum de 1978 producido por Frank Farian es el punto de partida para impulsar definitivamente su atraccion pop-disco, Boney M., hacia nuevos territorios musicales. Las canciones siguen siendo discotequeras en gran medida, con un énfasis en los ganchos pop pegadizos, pero Farian realiza algunas mezclas interesantes: "Painter Man" (un cover de una canción de mod de Creation), con una serie de fuertes y distorsionados riffs de guitarra rock sobre su ritmo bailable, y "Brown Girl in the Ring", que añade algunos tambores con ritmo mezcla de pop y calypso.
1978- Feels God To Me
Esta es la primera cita en solitario del bateria Bill Bruford después de la primera muerte de King Crimson. 'Feels Good to Me' va mucho más allá de los conceptos habituales del rock progresivo de su tiempo, y se adentra plenamente en las estructuras compositivas y las dinámicas de improvisación del jazz. Aquí se rodea de varios amigos de la escena de Canterbury: los guitarristas Allan Holdsworth (Soft Machine y Tony Williams' Lifetime) y John Goodsall (Brand X), el bajista Jeff Berlin, el teclista Dave Stewart y el incondicional Kenny Wheeler. También alistó la enigmática destreza vocal de la poeta, cantante y compositora Annette Peacock. El registro se abre con 'Beelzebub', un entrenamiento de staccato furioso.
1978- Wise After The Event
Mientras que el álbum debut de Anthony Phillips, 'The Geese & the Ghost', fue grabado poco a poco durante un período de años, su segundo se redujo en un tiempo comparativamente récord, un mes en el otoño de 1977, justo cuando las primeras críticas favorables de su predecesor llegaron. Fue un período revitalizante y la confianza de Phillips rezuma en cada ritmo. Sin apartarse de la proto-fórmula que estableció, 'Wise After the Event' es un conjunto mucho más cohesivo, sus aspectos más destacados se extienden a través de melodías enteras en oposición a los meros pasajes de antes. Por supuesto, carece de la ventaja experimental del álbum anterior.
1980- Underwater Moonlight
Después de grabar el material que más tarde comprendería el grueso de 'Invisible Hits', los Soft Boys grabaron su obra maestra, la reluciente neo-psicodélica 'Underwater Moonlight'. Esencialmente, la banda no cambió su estilo, simplemente lo perfecciono. Los Soft Boys no ocultan sus influencias, ya sean las guitarras sonoras de los Beatles y Byrds o el humor surrealista de John Lennon y Syd Barrett, lo que resulta en una versión fresca y vanguardista del pop de guitarra de los años 60. Robyn Hitchcock tiende a ser explícitamente extraño y absurdo, como lo indican títulos como 'I Wanna Destroy You', 'Old Pervert' y 'Queen of Eyes'. Incluso 'Kingdom of Love' compara el romance con los insectos que se arrastrán bajo tu piel.
Soft Boys
Los Soft Boys se han convertido en una de las bandas más influyentes de la música alternativa contemporánea, aunque pocos están completamente familiarizados con el legado de la banda. Formados en Cambridge, Inglaterra, en 1976, después de la revolución punk, los Soft Boys rechazaron el nihilismo de tres acordes del punk y optaron por una versión cruda y psicodélica del folk-rock que estaba bastante fuera de moda, pero extrañamente, en la cúspide de su resurgimiento. Robyn Hitchcock reclutó a los músicos de Cambridge, Morris Windsor en la batería, Andy Metcalfe en el bajo, y al guitarrista Alan Davies, y grabaron 'Give It to the Soft Boys' en la sala de estar de Hitchcock en 1976.
1980- Raincoats
Para escuchar a los Raincoats hay que hacerlo como un ejercicio intelectual más que como uno critico. Así, para hacerlo más fácil para los que no los conocen, diremos que cualquiera de los albumes de estudio de este grupo es indispensable. Su registro en directo es maravilloso, pero no el ideal como punto de partida para no iniciados. Lo mejor es comenzar con su álbum debut, atrevido, con un avant-garde muy influido por sonidos folk-punk. No dejes que la palabra "avant-garde" te asuste. 'The Raincoats' no son duros ni inaccesibles. De hecho, esta música, incluso en su fase más disonante, es impresionante y cautivadora.
1977- Suicide
La prueba de que el punk era más una actitud que un sonido crudo y guiado por la guitarra. El debut homónimo de Suicide distinguió al dúo del resto de los forasteros autoproclamados del estilo. A lo largo de siete canciones, la electrónica densa y desconcertante de Martin Rev, incluye un bajo sintetizador amenazador, una caja de ritmos que suena como una motocicleta ociosa y órganos áspero e hipnóticos. Y la voz fantasmal de Alan Vega definen el sonido y proporciona los planos para pasar al post-punk, al synth pop y al rock industrial en el proceso. Aunque esas siete canciones compartían la misma plantilla de sonido reducida, también muestran la sorprendente variedad de Suicide
Suicide
A pesar de que apenas recibieron crédito, Suicide (el cantante Alan Vega y el teclista Martin Rev) fueron el punto de origen de prácticamente todos los dúos de pop que inundaron el mercado, especialmente en Inglaterra,  a principios de los años 80. Sin Rev y Vega no habría existido Soft Cell, Erasure, Bronski Beat. Suicide había sido parte de la escena de las artes escénicas en el Lower East Side de la ciudad de Nueva York en la era de los New York Dolls, mediados de los 70. Su acercamiento a la música era simple: Rev crearía sonidos minimalistas, espeluznantes e hipnóticos de teclados y sintetizadores disonantes, mientras que Vega cantaba, se descontrolaba y escupía las letras neo-Beat de una manera nerviosa e inconexa.