Historias De Rock





BLOOD, SWEAT & TEARS

Formados el 15 de Febrero de 1967 en Chicago, Illinois, USA
ESTILOS:Adult Contemporary, Soft Rock, Contemporary Pop-Rock, AM Pop, Jazz-Rock
MIEMBROS: Bill Champlin, Daniel Seraphine, Donnie Dacus, James Pankow, Jason Scheff, Keith Howland, Laudir DeOliveira, Lee Loughnane, Peter Cetera, Robert Lamm, Terry Kath, Tris Imboden, Walter Parazaider
Si Chicago fueron los capitanes de la fascinante tripulación que a finales de los años sesenta descubrió y navegó por el mar del jazz-rock, Blood, Sweat & Tears, fueron, indudablemente, los segundos de a bordo, geniales y simpáticos. Duraron poco tiempo; obtuvieron un éxito clamoroso y después se eclipsaron rápidamente, y tuvieron una vida azarosa, entre continuos cambios de formación y de dirección. Sin embargo, B.S. & T. encarnaron, incluso más que Chicago, el espíritu fantasioso que animó los instrumentos de toda una generación de músicos. Ambiciosos, y en ocasiones también algo pretenciosos, B.S.&T. conquistaron un lugar preciso en el gran libro del rock. Mientras Jimi Hendrix fulminaba con su guitarra, The Beatles viajaban del brazo del sargento Pepper, y la Motown representaba la otra cara (la negra) de América, B.S.&T. osaron meterse en los terrenos del jazz; mezclando a Ellington con Carole King, a Stan Kenton con el blues. Aunque su trayectoria fue breve, ello no limitó la fuerza de su fantasía ni la calidad de algunos temas que aún hoy pueden ser tomados como ejemplo. Para contar la historia, breve e intensa, de B.S.&T. hay que partir de lejos y dejarse arrastrar por la corriente de los acontecimientos y el despliegue de una creatividad que ha animado a grupos y grupitos. La figura central de esta historia es Al Kooper (nacido en 1944), músico dotado de talento y de una inquieta visión del mundo, Kooper empezó a tocar la guitarra con éxito antes de los catorce años.

Entró en The Royal Teens, justo a tiempo para saborear el primer éxito, con la canción 'Short short'. Después inició su larga carrera de vagabundo del rock, siempre presente allá donde se exploraban los nuevos confines de la música joven e intolerante ante cualquier estancamiento en fórmulas repetitivas. El momento más destacado de este recorrido creativo llegó en 1965, cuando participó en la grabación de dos obras maestras de Dylan: 'Highway 61 revisited' y 'Blonde on blonde', en los que Kooper toca el órgano. Inmediatamente después formó Blues Project, grupo que tuvo una vida breve pero que le permite ampliar sus proyectos y conocer al guitarrista Steve Katz, con el cual fundó Blood, Sweat & Tears. En seguida se les unieron el bajista Jinn Fielder (anteriormente con los Mothers de Zappa), el batería Boddy Colomby y la sección de viento formada por Randy Brecker, Fred Lipsius, Dick Halligan y Jerry Weiss. Con esta formación B.S.&T. entraron en el estudio en 1968 para grabar el álbum 'Child is father to the man', un buen punto de partida, aunque las verdaderas otras maestras de la formación llegaron más adelante. En el disco se alternan composiciones de Kooper con temas de otros autores (Carole King, Tim Buckley, Randy Newman).

En él se pueden encontrar las primeras huellas de las tendencias jazzísticas de los siguientes meses, pero el conjunto aún estaba demasiado verde para golpear de frente ál público y a la crítica. Aparecieron tensiones que crearon una fisura entre Kooper y el resto del grupo. El fundador decidió alejarse y aventurarse por nuevas sendas. Algunos meses más tarde Kooper, con Mike Bloomfield y Stephen Stills, dio vida a 'Super session', un disco de rock-blues que fue el único que grabó el trío. En lo sucesivo Kooper no volvió a encontrar una posición estable en el ambiente del rock: siguió grabando discos, descubrió y produjo nuevos grupos (como Lynyrd Skynyrd), pero prefirió asumir una posición discreta. Sin embargo, las genialidades de Kooper y los sueños de grandeza de B.S.&T. encontrarían en seguida realización. Los tiempos habían madurado: Miles Davis investigaba en la electrónica; en la Costa Oeste, Jefferson Airplane y Grateful Dead llevaban hasta últimas consecuencias la experimentación psicodélica. Kooper fue reemplazado por el cantante anglocanadiense David Clayton Thomas (nacido en Londres el 13 de septiembre de 1941), una potente y extrovertida figura musical que compensaba el riesgo de intelectualismo. Desde ese momento él fue el nuevo sostén de la banda. También se amplió el número de músicos de viento procedentes del jazz y destinados a caracterizar más claramente el sonido del grupo: Chuck Winfield (trompeta y bugle), Lew Soloff (trompeta, bugle y piano) y Jerry Hyman (trompeta).
Además, en calidad de productor, se les unió el joven James William Guercio, el hombre que más tarde forjó la suerte de Chicago, pero que durante unas semanas se entusiasmó profundamente en el trabajo con B.S.&T. En 1969, se publicó 'Blood sweat & tears', proclamado como una obra maestra por la perfecta amalgama entre la sustancia rock y los arreglos de jazz. El disco toma diferentes materiales compositivos: se abre con una sofisticada reelaboración de las 'Gymnopedies' del compositor de música culta Eric Satie, y después prosigue con 'Smiling phases', de Steve Winwood y Jim Capaldi, recuperado del repertorio de Traffic, 'Gold bless the child', de la cantante de jazz Billie Holiday, 'And when I die', de la cantante folk Laura Nyro, 'You've made me so very happy', de Brenda Holloway, de la factoría Motown y la deliciosa 'Spinning wheel', firmada por David Clayton Thomas, que en poco tiempo se transformó en el himno del grupo. Todo el disco es excitante, ardiente, variado y románticamente arrebatador. El público apreció el disco, que tuvo un gran éxito. En poco tiempo B.S. &T. se convirtieron en los abanderados de una nueva generación de músicos que superaba los tradicionales barreras entre los géneros. En la misma época apareció también el doble álbum de debut de Chicago, y Estados Unidos (y el resto del mundo) quedó sacudido por el nuevo sonido. En 1970 tuvieron un nuevo y fulminante éxito con 'Blood sweat and tears 3', disco que incluye, entre otras canciones, un tema de Carole King ('Hi-de-ho') y una nueva versión de la rollingstoniana 'Sympathy for the devil'.

Tras una serie de conciertos concluyó la edad de oro de la formación: un período que sólo duró dos años, precisamente porque el equilibrio logrado era el fruto de una síntesis extrema de intereses y sensibilidad artística. Un equilibrio difícil de mantener en los años venideros, como se demostró. En los años setenta B.S.&T. desaparecieron rápidamente de las primeras posiciones, grabando discos mediocres sólo esporádicamente iluminados por la genialidad. 'New blood' (1972), 'No sweat' (1973), 'Mirror image' (1974) y 'New city' (1975) son capítulos cada vez menos interesantes, publicados para mantener altas las cotizaciones espectaculares del grupo que, en el escenario, aún expresaba a un alto nivel gracias a la dinamita de los arreglos. B.S.&T. terminan su aventura, en los años ochenta, con poca gloria, tocando incluso en el circuito de los grandes hoteles de Los Ángeles: un final poco glorioso para uno de los grupos más innovadores del panorama jazz-rock.

DISCOGRAFIA:

1968- Child Is Father to the Man
1969- Blood, Sweat & Tears
1970- Blood, Sweat & Tears 3
1971- Blood, Sweat & Tears 4
1972- New Blood
1973- No Sweat
1974- Mirror Image
1975- New City
1976- In Concert
1976- More Than Ever
1977- Brand New Day
1980- Nuclear Blues
1984- The Challenge
1994- Live

Copyright © 2013 by "Erlantz-Bikendi"  ·  All Rights reserved  ·  E-Mail: erlantzbike@gmail.com