Historias De Rock


Brian Eno



BRIAN ENO 

(Brian Peter George St. Baptiste de la Salle Eno)
Nacido el 15 de Mayo de 1948 en Woodbridge, Suffolk, Inglaterra

ESTILOS: Ambient, Art Rock, Experimental Electronic, Glam Rock, Alternative-Indie Rock, Experimental Rock, Proto-Punk
MIEMBRO DE: Roxy Music
Su fama ha convertido a Brian Eno en el teórico oficial de la desorientación sonora actual. Igual que ha sabido tomar gemidos, sollozos y oscuridades de la música de hoy, Brian Eno también ha sido capaz de captar la fundamental necesidad del público de dejarse invadir por fáciles intromisiones comerciales. A pesar de la aparencia aristocrática de su nombre, Brian Peter George St. John Le Baptiste de la Salle Eno, su infancia y adolescencia fueron triviales. Nacido en mayo de 1948 en Woodbridge -ciudad inglesa de Suffolk- en el seno de una familia normal, recibió una educación convencional y católica. Sus primeras aproximaciones a la música tuvieron lugar gracias a la audición de programas radiofónicos de las emisoras de la OTAN, a base de jazz de los años cuarenta y de canciones pop. Al ingresar en las escuelas de arte de Ipswich y de Winchester reveló sus innatas dotes creativas, que inicialmente se expresaron en la escultura y la pintura. Pero el potencial técnico de los cada vez más sofisticados medios de grabación, y sus concesiones a la cibernética y al lenguaje, atrapó totalmente la atención del joven Brian.

Su primera aventura instrumental llevó el título de 'Mercant Taylor's simultaneous cabinet', y proponía audazmente composiciones de Christian Wolff, George Brecht y Tom Phillips, mientras que 'The Mamen demon' significó para él el ingreso a hurtadillas en el mundo del rock; una versión de 'Drip event', de George Brecht y, finalmente, una interpretación de 90 minutos de 'X for Henry Flynt' del minimalista Le Monte Young sellaron los primordiales acercamientos de Eno a la realidad sonora. El año 1969 obtuvo el diploma en Bellas Artes, creó un estudio de grabación propio, informal y colectivo, y entró en la órbita de la Scratch Orchestra, delirante amalgama creada por el compositor inglés Cornelius Cardew, en cuyo seno los músicos profesionales se mezclaban con los principiantes en sus primeros ensayos. En este momento las teorías de Brian Eno tomaron forma, concentrándose en el opúsculo Music for non-musicians, pequeño manual de instrucción para el planteamiento musical, más allá del conocimiento de las técnicas de interpretación; esto es, crear la música idealmente, dejando a otros su realización. Una idea basada en el modelo de Scratch refleja las precoces intuiciones productivas de Brian Eno, intempestuoso y controvertido cazatalentos: se trata de la 'Pertsmouth Sinfonia', en cuyas filas se esconden Gavin Bryars y el joven pianista John Tilbury, surgida para ofrecer una irónica relectura de grandes partituras del pasado.

'Plays the popular classics' y 'Hallelujah' (Transatlantic 1969 y 1970, respectivamente) son las delirantes pruebas discográficas legadas por el valiente tropel. Desde este momento en adelante intentar seguir el sinuoso recorrido discográfico de Eno significa repasar la historia del rock hasta hoy. El juego se fue mezclando con el compromiso, y la ironía con la filosofía. El encuentro con Andy Mackay dio lugar a la formación del grupo Roxy Music, llamado así en honor a la sala de cine preferida del que tomaría las riendas de la banda, Bryan Ferry. La improbable convivencia de dos personalidades explosivas, tímida y esquiva una (Eno), imparable y egocéntrica la otra (Ferry), impidió que ambos prosiguieran en el grupo. Sólo dos álbumes, 'Roxy Music' y 'For your pleasure', publicados por Island, cuentan con la colaboración de Brian Eno, que acabó dejando el grupo. Pero en su mente ya estaban nítidamente trazadas las formas de su siguientes presentación en solitario, 'Here come the warm jets' (Polydor, 1973), continuación del discurso iniciado con Roxy. Lo respaldan, entre otros, Andy Mckay, Phil Manzanera, Robert Fripp, Chris Spedding y Busta Jones. Robert Fripp, con su incisiva guitarra, fue el único músico que lo acompañó en el siguiente disco, 'No pussyfooting' (Polydor, 1973). Las fotografías de la cubierta reflejan superficies vítreas, simbolizando lo inalcanzable de sus construcciones. La música se vuelve más hermética y cerebral, anunciando las digresiones del futuro Eno.
La participación en el comprometido rock jazz de Matching Mole ('Little red record', CBS), la inoportuna colaboración en 'Fear', de John Cale (Island), la inmerecidamente olvidada producción del álbum del ex Hawkwind, Robert Calvert, 'Captain Lockeed and the Starfighters' (United Artist) y la fugaz aparición en el álbum de la adorable Nico, 'The end' (Island), constituyen los capítulos de la desorientación de Brian Eno hasta 1974. El único documento totalmente suyo es 'Talking tiger mountain by strategy' (Polydor), señal de la definitiva sumisión de la canción pop a la electrónica y punto de partida de un delicado sentimiento de amistad con el grafista y pintor Peter Schmidt, que duró hasta 1978, año de la muerte de este último. La portada está caracterizada por una figura que intenta representar el semblante de Eno, poco a poco sometido a una inexorable distorsión de sus rasgos. Después participó en una histórica actuación, el primero de junio de 1974 en el Rainbow de Londres, con Nico y John Cale, ex Velvet Underground, y con Kevin Ayers, ex Soft Machine. En el álbum su canto titubeante e inquieto da muestras de una gran sensibilidad en la interpretación de 'Driving me backwards' y 'Baby's on fire', mientras que su esencial aportación instrumental acompaña, con parsimonioso esplendor, la seductora voz de la desaparecida Nico en 'The end'.

Al año siguiente fundó Obscure Records, primera, y última, parte de una hipotética enciclopedia, que tiende a examinar las grandezas escondidas de la escena contemporánea. Diez inolvidables capítulos destinados a la creación compositiva de Harol Budd, John Cage, el profanador, John Adams, el neominimalista, Michael Nyman, Max Eastley, Gavin Bryars, John White, amante de las mezclas, y Simon Jeffes con su Penguin Cafe Orchestra, formación de rock "de cámara". La realización estuvo asegurada por un puñado de arriesgados acompañantes: Derek Bailey, Fred Frith, guitarrista radical, Carla Bley, pianista enamorada del jazz, y Robert Wyatt. Por su parte, Brian Eno escribió el tercer párrafo de este desarrollo, 'Discret music', programática creación de arquitecturas sonoras construidas en el aire, en el vacío, hechas a base de sutiles anotaciones, de indicios, privados de fundamentos estructurales. La oscuridad se convirtió en estilo, en una forma de entender, en una decisión de no manifestarse sino de plagiar. Brian Eno editó 'Obligue strategies', un banal mazo de cartas lleno de significados, que llega para liberar al músico de sus dudas creativas: la casualidad, tan apreciada por los músicos contemporáneos más desenfrenados, y la ampliación de las posibilidades compositivas sustituyen la rigidez expresiva de siempre.

Los nombres habituales lo acompañan en 'Another green world' (1975) emblema incompleto de la lucha interior que aflige al autor: ¿seguir la dudosa relectura de acertadas codificaciones sonoras o adentrarse en el cúmulo de las expectativas y de las fugas pertenecientes a la actualidad? Ni siquiera fue suficiente la sutil belleza de 'Evening star', grabado junto a Robert Fripp, para desvanecer las dudas. La sufrida melancolía del Robert Wyatt de 'Ruth is stranger than Richard', el imprescindible 'Diamond head', de Phil Manzanera, y John Cale todavía, con 'Slow dazzle' y 'Hellen of Troy' completaron un confuso 1975. Posteriormente, Brian Eno constituyó el grupo 801. La banda estaba compuesta por Phil Manzanera, voz y guitarra, Francis Monkman, teclados, Lloyd Watson, guitarra, Bill McCormick, bajo, y Simon Phillips, batería. Sólo el álbum 'Live' resulta atribuible al pensamiento de Eno; el siguiente, 'Listen now' (1977), lo muestra relegado al papel de consciente acompañamiento. Después de trabajar con Robert Calvert y John Cale, vino su período de colaboración con un David Bowie que se había vuelto más sutil desde un punto de vista creativo; con él llevó a término 'Low' y 'Heroes' (1977) y, de manera más estrecha, 'Lodger' (1979).
Bowie, en esa época, era quizá quien mejor conocía los secretos sobre el futuro de la música, y el bocado de gloria que Eno saboreó le dio nuevo vigor. En 1971 publicó 'Before and alter science' (Polydor), obra de una exactitud sin precedentes, en la que las entonaciones aparecen más flexibles y los intentos despiadadamente más enrarecidos; el componente instrumental se hace más tenue y el momento meditativo prevalece sobre el físico. Por otra parte la intensificación de esta tendencia ya era evidente en su intervención en el seno de Cluster, nombre artístico de Hans-Joachim Roedelius y Dieter Moebius, alemanes defensores de la electrónica pura, con los que había grabado 'Cluster & Eno' (Sky, 1977) y 'After the heat' (Sky, 1978), natural preludio del desarrollo posterior de sus investigaciones. Precisamente en este discurrir compositivo hallaron su lugar producciones de grupos que, por el contrario, aspiraban al clamor sonoro, eléctrico (Ultravox), desarreglado (Devo) o convulsivo (Talking Heads). Apresado por una espasmódica ansiedad, Eno grabó un disco extraño, 'No New York' (Antilles-Island, 1978), en el que se cuenta la historia desconcertante, trepidante y misteriosa de una metrópolis destrozada: 'The Contortions', del extravagante saxofonista James White, 'DNA', de un inmaduro Arto Lindsay, 'The Teenage Jesus & The Jerks', de Lydia Lunch, y 'The Mars' pueblan esta narración, dando cuerpo a los pensamientos más inmediatos de un Brian Eno que cada vez se va retorciendo más en sutiles elucubraciones, en una repetición de sí mismo que parece no tener fin.

A excepción de una breve participación en el álbum 'Exposure' (Polydor, 1979), de Robert Fripp, de este momento en adelante sólo se permitió una distracción, que lleva el nombre de David Byrne, cerebro de Talking Heads. El resto de su promoción está firmado por la marca Ambient, colección discográfica totalmente editada por EG Records. Con Byrne realizó 'My life in the bush of ghosts'. En él, a partir de chispas de vocalidad arrancadas del universo de lo cotidiano, se abren camino ritmos poderosos e impresiones sonoras de corte funky, dictadas por músicos como Bill Laswell, Busta Jones, David Van Tiegham... para crear la banda sonora de la neurosis contemporánea. Ya desde 1978 la producción discográfica de Eno se concentró en creaciones de gran poder evocador, cuyo pretexto era el deseo de aportar una interpretación musical a lugares y situaciones de la vida común. Son fotogramas de fragmentos invisibles de notas, humores desparramados unidos entre sí por incolmables silencios. El resultado es una imperceptible criatura sonora, culturalmente aleatoria, que, arriesgándose a pasar inadvertida, está destinada a insinuarse directamente en la mente. 'Music for films' (1978) representó el primer gesto creativo en este sentido: imágenes ofuscadas por un imposible documental se suceden sobre una textura sonora sin resistencia. 'Music for airports', del siguiente año, con Rhett Davis y Robert Wyatt representa la inédita unión a la espacialidad, la cual prevalece sobre los otros componentes.

Después contó con la exótica sensibilidad de John Hasell, 'Fourth world Vol. I-Possible music', el tranquilo estilo del pianista Harold Budd, 'Plateaux of mirror' (1980) y las experimentaciones: 'Ambient 4-On land' (1982), 'Apollo: atmosphere & soundtracks' (1983) y 'Thursday afternoon' (1985). En 1988 concluyó su relación con EG y surgió Opal, nuevo y ambicioso receptáculo de exquisiteces musicales, en el cual continúan los fieles colaboradores de Eno, a los que se han unido el grupo Hugo Largo y la pareja de compositores soviéticos Mishal Mahlin y Lydia Kavina.

DISCOGRAFIA:

1973- No Pussyfooting
1974- Here Come the Warm Jets
1974- Taking Tiger Mountain (By Strategy)
1975- Another Green World
1975- Discreet Music
1975- Evening Star
1977- Before and After Science
1977- Cluster & Eno
1978- Ambient 1: Music for Airports
1978-
Music for Films
1978- After the Heat
1980- Ambient, Vol. 2: The Plateaux Of Mirror
1980- Fourth World, Vol. 1: Possible Musics
1981- My Life in the  Bush of Ghosts
1982- Ambient 4: On Land
1983- Apollo: Atmospheres & Soundtracks
1983- Music for Films, Vol. 2
1984- The Pearl
1985- Thursday Afternoon
1988- Music for Films, Vol. 3
1990- Wrong Way Up
1992- Nerve Net
1992- The Shutov Assembly
1993- Neroli
1994- Headcandy
1995- Spinner
1997- Extracts From Music for White Cube
1997- The Drop
1998- Lightness: Music for the Marble Palace
1999- I Dormienti
1999- Kite Stories
2000- Music for Civic Recovery Center
2000- Music for Onmyo-Ji
2001- Drawn from Life
2003- January 07003
2005- Another Day on Earth
2007- Beyond Even (1992-2006)
2008- Everything That Happens Will Happen Today
2010- Small Craft on a Milk Sea
2011-
Drums Between the Bells
2012- Lux

Copyright © 2013 by "Erlantz-Bikendi"  ·  All Rights reserved  ·  E-Mail: erlantzbike@gmail.com